Acero vitrificado

Todos los lavabos y lavabos suspendidos de Alape se fabrican de acero vitrificado. Este material característico de Alape abre una fascinante variedad de formas, superficies y dimensiones en una precisión única. El acero vitrificado es ligero y, sin embargo, extremadamente robusto. Más duro que el granito o la esmeralda, este material compuesto destaca por su resistencia a los golpes. Mediante el proceso de manufactura se pueden modificar los productos de modo individual para diseños especiales. Durante toda la vida útil del producto el acero vitrificado conserva sus propiedades visuales, táctiles e higiénicas.


El acero vitrificado aúna la resistencia y la calidad de diseño del acero con la dureza y la resistencia química del vidrio en una forma homogénea. Además sobre el núcleo de acero se aplica y se cuece el vidriado, una superficie finísima de esmalte de alta calidad. El vidriado y el acero se unen indisolublemente. La superficie cerrada y sin poros es absolutamente higiénica, repelente al barniz, de color resistente, está permanentemente protegida contra la corrosión y es resistente a rayaduras y al desgaste. El vidriado de color brillante es inmune incluso contra efectos climáticos y fuertes radiaciones UV. Longevidad Made in Germany.